La ley sobre Transexualidad ,en Alemania.






La “ley sobre transexualidad” regula el procedimiento para cambiarse el nombre o los datos sobre el género en los documentos oficiales cuando no se ajustan a la propia identidad.


La “ley sobre transexualidad” se aprobó en el año 1981. Desde entonces, el tribunal constitucional alemán ha declarado inconstitucionales varios de sus apartados, que ya no están en vigor. Las regulaciones que siguen siendo vigentes reciben críticas a nivel nacional e internacional desde hace años desde la perspectiva médica y de derechos humanos. Barley, la ministra federal de la Familia, se ha pronunciado a favor de la derogación de la ley TSG. El Instituto Alemán de Derechos Humanos y la Universidad Humboldt de Berlín, entre otros, han presentado propuestas para una nueva regulación jurídica del género y de la identidad de género a petición del Ministerio Federal de la Familia.

Al terminar con éxito el procedimiento de la ley TSG, la información antigua sobre el nombre y/o el género no puede hacerse pública ni ser rastreada (§5 TSG, prohibición de revelación). Los trabajadores, las instituciones públicas, los bancos y las escuelas deben usar a partir de ese momento el nuevo nombre. También deben modificarse retroactivamente los certificados y demás documentos. Si la organización expedidora se opone, basta con hacer referencia a la prohibición de revelación o buscar apoyo en un punto de asesoramiento contra la discriminación.

Se tiene derecho a un nuevo tratamiento (“señor” en lugar de “señora” o al revés) aunque solo se haya hecho uso de la ley TSG para cambiar el nombre, pero no los datos sobre el género.






Para muchas personas, las evaluaciones de los asesores representan una humillación y un ataque a su esfera privada y el procedimiento en su conjunto resulta muy duro. En esta fase puede ser muy importante el apoyo y el asesoramiento por parte de oficinas o personas competentes con experiencia en la ley TSG.

Existe la posibilidad de proponer al juzgado a asesores concretos para la evaluación cuando se presenta la solicitud. Eso aumenta las probabilidades de que la evaluación sea competente y respetuosa. Las oficinas de asesoramiento locales u organizaciones trans* pueden dar recomendaciones a este respecto.


Para poder acogerse al procedimiento de la ley TSG, la persona solicitante sin nacionalidad alemana debe cumplir una de estas dos condiciones: 1) ser una persona con derecho a asilo, un_a refugiado o un_a extranjera apátrida y con residencia en Alemania, o bien 2) estar en posesión de un permiso de residencia ilimitado o prorrogables y vivir en Alemania de forma permanente. En este último caso debe probar que en su país natal no existe una regulación comparable a la ley TSG o, aún habiéndola, no es razonablemente posible hacer uso de ella.


Los niños y jóvenes pueden acogerse a la ley TSG siendo representados por sus tutores legales. No se exige una edad mínima.

Si alguien está bajo tutela y no tiene, o solo en parte, capacidad jurídica, puede que necesite ayuda para presentar la solicitud. Los tutores están obligados por ley a respaldar a sus tutelados en el ejercicio de sus derechos personales. Esto incluye también el poder llevar una vida acorde a la identidad de género que exprese la persona tutelada.






Pero hay que tener en cuenta un par de cosas.


La “ley sobre transexualidad” (en alemán "Transsexuellengesetz", TSG) permite adoptar un nuevo nombre y modificar oficialmente la información sobre el género de hombre a mujer y de mujer a hombre. También es posible cambiarse solo el o los nombres. En ambos casos debe demostrarse que la persona solicitante, debido a un “carácter transexual”, no se identifica con el género asignado al nacer desde hace más de tres años y probablemente de forma duradera.

Para el cambio de nombre y de género en los documentos, la persona que hace la solicitud no necesita someterse a tratamientos médicos de reasignación de género ni ser estéril. En el texto de la ley aparecen aún estas condiciones; sin embargo, no son válidas desde que en 2011 el tribunal constitucional alemán las consideró inconstitucionales.




Muchos de los asesores que trabajan para el juzgado saben que la identificación “del género opuesto” que exige la ley TSG no encaja con la percepción propia de muchas personas trans* que desean cambiar su nombre o sus datos sobre género. Por eso también escriben informes favorables para personas que se identifican como no binarias.

Se permite que el nombre nuevo sea neutro respecto al género. Sin embargo, con la ley TSG solo se puede optar entre “hombre” o “mujer” en materia de información sobre el género en los documentos oficiales.






26,Abril 2021

Urbana Trans

2,240 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo